Italia

Reaccionando a Eurovisión 2019: Italia

La temporada de preselecciones para el festival de Eurovisión 2019 está comenzando a coger carrerilla con la celebración de las preselecciones nacionales que abarcarán el mes de febrero.

Uno de los últimos países en seleccionar a su representante ha sido Italia, el cual pese a no tener un método de preselección para Eurovisión, cada año enfoca su candidatura desde el prestigioso festival de Sanremo, donde el ganador tiene la opción de aceptar o rechazar la responsabilidad de representar al país en el festival de Eurovisión. En caso de que el ganador rechazase la oportunidad de representar a Italia en el certamen la organización de la cadena Rai se reservaría el derecho a escoger a otro de los participantes del festival para representarles.

El ganador del festival de Sanremo 2019 ha resultado ser el joven artista Mahmood con la canción “Soldi“, el cual hoy mismo ha confirmado que representará a Italia en Eurovisión y viajará a Tel Aviv.

Para comenzar diré que me parece absolutamente maravilloso que un artista procedente de la competición ‘giovani’ del festival (jóvenes promesas) haya resultado vencedor del certamen adulto, compitiendo con muchos artistas consagrados del panorama musical italiano y muchos de ellos con gran alcance internacional, ya que demuestra que la música no entiende de edad ni de generaciones.

Respecto a la canción me parece que una vez más Italia apuesta por una melodía que representa claramente la esencia nacional sin centrarse en si encaja o no en el ‘prototipo eurovisivo’, el cual cada vez se desmorona más ya que el ganador de las últimas ediciones suele ser la contraposición de la edición anterior. Es cierto que no es la típica canción italiana que suele acudir al festival ni la clásica balada de amor, por eso mismo me gusta bastante que los países arriesguen musicalmente sin perder su esencia propia, ya que es una canción moderna y mediterránea.

El instrumental me parece que dota de una buena producción y destaca por sus aires urbanos y más juveniles que en las pasadas ediciones. Las palmas dotan la canción de fuerza y la evolución de las estrofas para destacar al estribillo es bastante original. Es cierto que a pesar de ser un gran defensor de la orquesta en directo en el festival, creo que era la única canción de Sanremo que no salía beneficiada por la música en directo ya que estos toques urbanos de los que hablo no se apreciaban del todo bien, por ello me alegro más inclusive de su victoria.

Mahmood es un artista que pese a dotar de menos experiencia que sus compañeros tenía un punto a favor muy importante, tiene mucha presencia escénica. Muestra la rabia y la potencia de la letra que contiene su canción, es decir no solo canta, también interpreta. Además tiene una personalidad muy diferente en cuento a estilo y forma de gesticular, lo cual me encanta ver en un artista, su esencia.

Traduciendo la letra de ‘Soldi‘, me da a entender que cuenta la historia de un adolescente incomprendido que quizás se haya sentido o le hayan hecho sentir la oveja negra de una sociedad que muchas veces se mueve por el interés o las influencias, y que a veces no nos damos cuenta que debajo de una fachada existen sentimientos y carencias.

De cara al planteamiento y desarrollo de un concepto escenográfico creo que una vez más Italia optará por el ‘menos es más’ y no llevará ninguna estructura ni elemento escénico que puede descentrar al espectador de sus candidaturas, lo cual lleva demostrando que sabe captar perfectamente la atención del televotante. No obstante podría elaborar un poquito más las realizaciones ya que a veces se me quedan algo más simples que otros países, es el único punto flojo que le veo a la delegación italiana, ya que es un equipo que tene muchas ganas de ganar sin llegar a competir, simplemente siendo ellos mismos y sintiéndose orgullosos de sus artistas.

No quería pasar por alto los comentarios de émbole ‘racista’ que han hecho ciertos mediáticos de la prensa italiana, ya que me parece que además de estar fuera de lugar ya que Mahmood es un cantante 100% italiano, no tiene porqué juzgarse la procedencia de sus padres ya que estamos en un mundo libre y cargado de diversidad, de hecho la finalidad del festival es compartir culturas y diversidad tanto musical, como cultural y personal (independientemente de que si no hubiese nacido en Italia sería tan capacitado como el resto de participantes para defender los colores de su bandera). Toda Europa apoya a los representantes en su camino a Eurovisión desde el respeto y la tolerancia, y quien no lo conciba desde estos valores es mejor que se aleje del festival o lo vea desde su sofá en soledad. ¡Celebremos la diversidad!

Creo que Italia puede llegar bastante lejos en este festival de Eurovisión y espero que se esfuerce al máximo ya que lleva unos años buenísimos obteniendo resultados bastante altos y espero que continúe por esa línea, por eso le deseo la mejor de las suertes en Tel Aviv.

 

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top