Francia

Para poder nacer, hay que sobrevivir… ¡Mercy!

Me gustaría escribir unas palabras a una de las candidaturas más profundas y sinceras de esta edición del festival de Eurovisión 2018, la francesa.

Francia estará representada en Lisboa por Madame Monsieur, un matrimonio formado por Émilie Satt y Jean-Karl Lucas, que ha sabido captar el mensaje más profundo de una historia real y proyectara un una canción que brilla por su sencillez y naturalidad.

El matrimonio fue seleccionado mediante una final nacional el pasado mes de enero, en la cual no eran favoritos, pero graias al apoyo incondicional del público consiguieron llevar el emotivo mensaje de su canción “Mercy” a toda Europa.

Desde una primera escucha me gustó mucho esta propuesta, pues es una canción comercial sin ser excesivamente pegadiza, es una canción con un mensaje muy importante en la sociedad y mantiene su lengua nacional sin incorporar el inglés, cosa que para mí suma puntos, la esencia.

Si no me confundo, la historia trata sobre Mercy, una niña de ascendencia nigeriana que nació en 2017 en mitad de una operación de rescate en una patera con centenares de inmigrantes. Realmente me parece una estera que gana el corazón de la gente por si sola.

La sociedad ha llegado a un punto que ve estas situaciones de migración con tanta frecuencia que ya las vemos hasta normales, y he de decir que no lo son. El mundo es muy injusto en muchos aspectos y sobre todo en el mapa económico, ya que el 25% de los países tienen el 75% de las riquezas, provocando que millones de personas sufran y mueran de hambre, no precisamente en busca de la felicidad, sino de la supervivencia.

Madame Monsieur ha tenido un rallo de humanidad al convertir esta historia en una melodía y mostrar la realidad del mundo delante de 200 millones de personas.

Uno de los momentos que marcarán mi vida para siempre fue la actuación de Madame Monsieur en la ES-Pre Party de Madrid. He de decir que es la primera vez que voy a un evento relacionado por el festival por motivos de disponibilidad y estoy muy emocionado con el viaje a Lisboa del próximo mes de Mayo.

Si me tuviese que quedar con un momento del concierto de Madrid, no sería con ninguna de las actuaciones, sino con el instante en el que Madame Monsieur terminaron de cantar su canción en versión acústica. Una gran ovación de aplausos invadió la sala La Riviera, provocando el momento más aplaudido de toda la noche.

Todos y cada uno de los presentes en la sala dejamos de grabar con nuestros móviles para aplaudir la actuación francesa, no simplemente porque lo hiciesen bien, sino por todos los sentimientos que lograron transmitir. El público ovacionó al dúo durante un largo instante del tiempo, y la propia Émilie se arrodilló en el suelo cargada de emoción por todo lo que estaba sucediendo. Tal fue así que el dúo francés interpretó un trocito de “Mercy” en castellano. Después de este detalle la sala volvió a explotar en aplausos.

Antes del concierto veía a Francia como una de mis canciones favoritas en Eurovisión 2018, pero no podéis ni imaginaros todo lo que son capaces de transmitir con una simple mirada. Desde ese momento pienso, sinceramente, que Francia podría ganar en Lisboa y el festival del año que viene se podría celebrar en París. El poder de esta canción es mágico y no podemos dejarlo escapar.

Muchas gracias desde lo más profundo de mi corazón.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top