Home / Spanish / Portugal / Portugal: Una victoria histórica cargada de esperanzas y sentimiento

Portugal: Una victoria histórica cargada de esperanzas y sentimiento

Anoche presenciamos una de las finales más emotivas y para muchas inesperadas del Festival de Eurovisión. Es cierto que durante las últimas ediciones hemos presenciados momentos muy emocionantes, tales como la victoria de Conchita Wurst en 2014 o la de Jamala en 2016; pero si tuviese que escoger un adjetivo para definir lo de anoche sería mágico.

El artículo de hoy, será posiblemente el último artículo de opinión que escriba este mes por temas de estudios, pero creo que será uno de los más bonitos y sinceros de esta temporada.

Creo que la victoria de Portugal marcará un antes y un después en la historia del festival, y yo la definiría como “la ruptura con los falsos mitos”.

Me alegra mucho que Portugal haya ganado el certamen, pues pese a no ganar mi favorito (Francesco Gabbani) Portugal ha sido uno de mis preferidos desde su elección, dado que supe apreciar la emotividad y una gran variedad de factores que explicaré a continuación. También me alegro porque era mi segundo país favorito este año, y además, como buen vecino, he celebrado su victoria como si fuera mi propia victoria pues es el país más cercano a nosotros y los gustos musicales con muy similares, además durante las ediciones hemos compartido la misma mala racha, quizás un poco mejor que ellos.

Estoy harto de escuchar que Eurovisión se basa en vecinismos y países geográficamente cercanos. Año tras año intentamos alegar nuestro fracaso con comentarios similares a este, pero lo cierto es que a parte de España, Portugal no tiene ningún vecino más allá del océano atlántico, por lo cual creo que es un buen momento para darle un ZAS a todos aquellos que se piensen que este comentario es la realidad, porque no la es. Portugal, sin tener ningún país fronterizo a excepción de España, consiguió los votos de un total de 39 jurados en los que se incluyen un total de 18 máximas puntuaciones. Además de hizo con el primer puesto en el televoto. En definitiva, con un solo país vecino, ha conseguido la victoria con mayor puntos de la historia del festival.

Otro comentario muy famoso es que los países del este se votaban entre ellos, pero lo cierto es que ni Estonia, ni Letonia ni Lituania ha conseguido el pase a la final. ¡OPS! parece que este comentario decae en su peso.

Otro mito que se repite año tras año, aunque cada vez con menos frecuencia, es que hay que tener una canción comercial para ganar el festival, el cual se ha demostrado que no es verdad en 2011, 2014 y 2016. La canción de Portugal es una balada clásica que se aleja de comercialismos, pero aun así ya es Top viral en más de 30 países.

Sin embargo los dos mitos con los que más ha roto Portugal, y los que mas admiro son los siguientes.

No es necesario cantar en inglés para ganar el festival. Me alegro mucho de que una canción en idioma nacional haya ganado el certamen, pues creo que es de alguna manera recuperar aquellos valores del Eurovisión original. No digo que cantare en inglés sea malo, sino que se puede hacer canciones atrayentes que te recuerden a un país, y no hacer comercio de todo como si fueses una potencia americana o británica del pop actual.

Por último, Salvador ha demostrado que no hace falta llevar una escenografía cargada de efectos pirotécnicos y luces exageradas para ganar el festival, y que a veces lo más sencillo es lo quejar se transmite y lo que más gusta en el receptor. La escenografía portuguesa no tenía nada más que sencillez y belleza estática.

Sin embargo, mi momento favorito a parte de la sonrisa y de los comentarios portugueses en el festival tras su victoria ha sido la gran humildad de Salvador al cantar su canción ganadora con su hermana Luisa Sobral. Ya no es un guiño a la fraternidad familiar y agradecimiento a su hermana que le ha suplantado en los ensayos. Sino también es un guió hacia los compositores de las canciones, un gran guió de humildad y honestidad que demuestra que los verdaderos ganadores son tanto los artistas como los compositores, dado que su hermana Luisa es la autora del tema.

 

Con esta actuación cerramos una etapa llena de sorpresas y dramas, y que estará precedida por el primer festival celebrado en Portugal, porque para quien no lo recuerde, es la primera vez que Portugal gana el certamen tras casi 50 participaciones. ‘ENHORABUENA PORTUGAL! Te lo mereces. Creo que esta victoria puede suponer un gran apoyo para aquellos países pequeños como Andorra, Mónaco o Luxemburgo que llevan muchos años sin participar y que ahora encuentran razones para volver a confiar en una victoria en un Eurovisión totalmente distinto al que dejaron atrás hace años.

Send this to friend