Home / Spanish / España / Quién maneja mi barca… España y su travesía por el desierto

Quién maneja mi barca… España y su travesía por el desierto

En 1983 la gran Remedios Amaya se preguntaba quién manejaba su barca, quién… Que a la deriva la llevaba… Y llevo yo años preguntándome quién maneja la barca de la representación española al Concurso de la Canción de Eurovisión, porque en serio da la sensación de que no quiere ganar y de que navega allende la deriva…

El tablero de puntos de la pasada edición - bbc.com

El tablero de puntos de la pasada edición – bbc.com

Yo antes era un cándido crédulo de pobre criterio que a base de oír que en Eurovisión no nos querían casi me lo llego a creer. Pero cuando decidí implicarme un poco más en este mundillo y empecé a observar y analizar lo que veía, oía y leía se me abrieron un poco, no más un poco, los ojos. Y si no nos quieren, es por algo…

Quizá me equivoque al sacar conclusiones, pero sabiendo lo que sé ahora no me creo algunas de las aseveraciones que Doña Toñi Prieto hizo en su entrevista con Bluper la semana pasada. Y digo algunas, porque se puede llegar a sopesar su veracidad. Otras son sencilla y llanamente excusas inadmisibles.

Dice que no están cerrados a nada. Bueno, yo preferiría que cerraran la puerta a cal y canto a potenciales esperpentos, y es que habiendo visto a Karmele Marchante y Rodolfo Chikilicuatre en preselecciones españolas puede creer uno que todo es posible, máxime si TVE no está cerrada a nada. Y es que para que un proyecto como Eurovisión funcione lo primero que hay que tener es CRITERIO (sí, en mayúsculas) para seleccionar artistas, estilos, música, formato… Decir que no se está cerrado a nada puede sonar políticamente correcto pero no deja de ser una simpleza. Decida primero que quiere llevar un proyecto ganador y con ello empiece a trabajar. Si no sabe lo que quiere corre el riesgo de acabar comulgando con ruedas de molino.

Dice también que están a abiertos a un formato como Operación Triunfo. Ya puestos, ¿por qué no un formato como Pasaporte a Dublín? Analicemos las cosas antes de decirlas: Operación Triunfo fue un formato más o menos novedoso y que tuvo su momento en 2002. Han pasado 14 años. Todos tenemos 14 años más. Eurovisión también. Y Eurovisión, aunque sus detractores digan lo contrario, se ha ido adaptando a las épocas que le ha tocado vivir. También lo han hecho el Melodifestivalen sueco y (en cierta medida) el Festival de San Remo. Para triunfar en una competición que evoluciona hay que adaptarse a esa evolución. Solo así estaremos al nivel del concurso y de los otros participantes que sí se han adaptado con él. O avanzamos con los tiempos y las tendencias del mundo del espectáculo o nos hundimos como le ocurrió al Un, Dos, Tres. No se puede esperar triunfar en una competición de esta década preparándose con métodos de la anterior si se desea tener éxito, ya no solo ganar. De hecho, ni del año anterior. Desechen esa idea de OT, o si la quieren recrear, por el amor de Dios, renuévenla.

Los participantes de la primera edición de OT hace 14 años - abc.es

Los participantes de la primera edición de OT hace 14 años – abc.es

Alega también la Sra. Prieto que en la época de OT no había tantos países que votaban y que eso diluye… Pues razón de más para adaptarse, qué caramba. Esto no es un argumento que explique ni justifique los nefastos resultados de la representación española en Eurovisión. Es una excusa de las malas y baratas. Si hay más países habrá que buscar una canción y artista con gancho que seduzca a público y jueces de más países, no uno cualquiera para rellenar el expediente cruzando los dedos para que nos den puntos. Y este no era el caso de Barei ni por asomo. Líbreme Dios de afirmar o insinuar jamás tal sandez.

Hay todo un equipo detrás, se dijo también en la entrevista. (Conecto sarcasmo) ¡Cáspita! No me había dado cuenta, mire usted. Pensé que Don Federico Llano y Doña Toñi Prieto lo hacían todo (sarcasmo desconectado). Ya sé que hay todo un equipo detrás, no faltaba más, pero todo equipo está capitaneado por alguien y ese alguien debe asumir la responsabilidad de los éxitos y los fracasos. Cuando a un equipo de fútbol le va mal las miradas se vuelven hacia el entrenador. Cuando a un país le va mal las miradas se vuelven a su jefe de Estado o de Gobierno. Cuando una película sale mala la crítica despelleja al director. Y cuando las cosas salen bien, pues se les alaba o (con mayor frecuencia) se considera simplemente que cumple con su trabajo. Así de cruel es la vida. Si van ustedes a liderar un proyecto deben estar preparados para que les partan la cara (figuradamente) si el mismo fracasa, no estar al frente solo para dar ruedas de prensa. Son ustedes las caras visibles, pero es que además son (o deben ser) los responsables de las decisiones que se toman. Si algo falla, deben cambiarlo, no dejarlo como está y lamentarse y lamerse las heridas tras la derrota. Así el fracaso se va a repetir. Son ustedes los líderes de este proyecto. Asúmanlo y trabajen en ello con el esfuerzo que ello requiere. Y si no les ilusiona, dejen paso a alguien a quien sí le entusiasme. Saldrán ganando todos.

Toñi Prieto y Federico Llano - RTVE

Toñi Prieto y Federico Llano – RTVE

 

Sra. Prieto: no hace falta ver los paupérrimos resultados de España en Eurovisión estos últimos años para concluir que su entusiasmo y el de otros en TVE por Eurovisión es escaso. Hay más cosas. Muchas más. La preselección española del año pasado, por dar un ejemplo, fue un espectáculo desolador. Y hoy en día (volvemos al tema de la evolución) las preselecciones nacionales las sigue en Internet todo el mundo en vivo y en directo. Ese espantajo ya sirvió para restarle puntos a España. Para hacer eso, no hagan nada. Y sé de lo que hablo porque un tema recurrente en reuniones internacionales de fans de Eurovisión el comentario de cuán malas son las preselecciones españolas es recurrente. No les pido un Melodifestivalen. Me basta algo que se pueda ver y no dé ganas de apagar el televisor por vergüenza ajena.

La candidatura de la pobre Edurne estuvo condenada desde que se presentó el vídeo musical con fallos técnicos en la página web y una hora de retraso sobre el horario previsto. A eso se le añade el abuso del fondo de croma y esa versión descafeinada del Monte del Destino y el ridículo se vuelve mayúsculo. Pero la que recibió tortas hasta en el carné de identidad fue Edurne…

Chikilicuatre… Bueno, mejor no empiezo porque no acabo.

Las historias de la preparación de la puesta en escena para Barei son otra gotita del manantial de desprestigio que desborda a España en Eurovisión. Quizá no sea cierto o sea exagerado lo que se contó. Independientemente de ello les ruego que vayan a Kiev en 2017 con los deberes hechos y que empiecen a hacerlos desde que se sepa cómo es el escenario.

No sé si quieren ganar el Concurso de la Canción de Eurovisión, ya que no leo las mentes. Si de verdad lo desean, no se nota. Ganar es difícil y nadie puede exigirles a ustedes que lo consigan. Pero lo que si les podemos exigir es seriedad y compromiso con su trabajo para bien y para mal y que esto se traduzca en resultados respetables. Si nos demuestran que se esfuerzan en intentar alcanzar la victoria se lo reconoceremos. También recibirán crédito por nuestra parte por sus logros, y estén seguros de que les criticaremos por sus fracasos. Y como líderes del proyecto, el fracaso del mismo será suyo también. Cuando asuman eso les aseguro que dejarán de tener que buscar excusas y esparcir las culpas con ventilador. El artista se llevará también la ración de halago o crítica que se merezca, por supuesto.

España solo tendrá éxito en Eurovisión cuando se haga respetar en Eurovisión. Para eso hay que empezar por respetar Eurovisión, tanto al evento como a sus seguidores. Eso solo se consigue tomándose en serio la tarea de preparar al representante español con un proceso de selección y de promoción presentable y respetable, no cualquier cosa preparada a prisa y corriendo. Hay muchas cosas que cambiar. La actitud hacia el Concurso, para empezar.

Y por lo que más quieran, jamás vuelvan a decir que se van a tomar un respiro tras la Final. Los países que tienen éxito empiezan a trabajar en la próxima edición casi al día siguiente. Declaraciones como esas nos degradan más si cabe.

Manejen nuestra barca y llévennos a buen puerto, por favor.

Gracias de antemano por su esfuerzo.

Send this to friend