Home / Spanish / España / Mis más sinceras reflexiones sobre #ObjetivoEurovision

Mis más sinceras reflexiones sobre #ObjetivoEurovision

Ayer tuvo lugar la gran final de Objetivo Eurovisión 2017, una gala donde a pesar de estar mentalizados del #EuroDrama que se iba a generar, ha dado mucho que hablar, y ha puesto a punta de cañón la opinión de los seguidores sobre todo el entorno implicado en ella.

Si bien en un primer momento me quedé sorprendido gratamente por el impensable escenario que nos ofreció Televisión Española para la ocasión, un escenario bastante digno y respetable que superó con creces los anteriores, y que podría dar una imagen algo menos vergonzosa de lo que iba a suceder. En ese aspecto hay que reconocer que se han esforzado algo más que en otras ediciones.

Lo que no se puede permitir es que este hecho quiera tapar o justificar la falta de previsión sobre otros factores, tales como las fechas, el anuncio de los jurados y los invitados a la gala, con apenas unos días o unas horas de antelación.

La gala empezó tranquila, las escenografías eran aceptables dentro de su escasez técnica, y la sorpresa de la noche pudo llegar a ser las pantallas LED del suelo, sobre las que interactuaban los artistas y sumaban puntos de cara a su actuación.

Sin embargo, el ambiente se empezó a enturbiar con las valoraciones de los jueces, emitiendo comentarios como “Sabes que no es tu mejor canción”, “Eres la mejor voz de la noche” y una larga lista de comentarios que pudieron de alguna manera encaminar lo que iba a pasar minutos más tarde.

Un momento que a mí, personalmente me pareció el indicio de toda sospecha, fue cuando el jurado abandonó el plató para deliberar sobre las votaciones. No quiero utilizar falsas acusaciones, pero ¿No lo veis sospechoso? Si vais a votar por individual, ¿Qué es lo que necesitáis deliberar?

También he de ser bastante crítico, y decir que no entiendo el motivo de la estructura del miembro del jurado, es decir, podrías llevar a alguien experto en el festival, a antiguos representantes, a rostros conocidos de la música española, etc.. Pero no es correcto llevar a personajes que se han visto relacionados (algunos de ellos) con los aspirantes, porque entonces das lugar a especulaciones más que lógicas, ya que en España uno no se puede fiar de las casualidades de la vida.

 

Sin duda alguna otro de los momentos más bochornosos de la noche, vino protagonizado por el público presente en plató, el cual me pareció poco respetable y bastante grosero. Entiendo lo que se les pasaba por las mentes en el momento de las votaciones, pero no puedes faltarle el respeto al jurado, ni mucho menos a los artistas, simplemente por apoyar a otro candidato. Esto, desgraciadamente se ha dado la pasada noche.

Hay que reconocer que como sumatorio a todo esto, lo que más extraño nos pareció anoche, y lo que más nos ha enfadado, es que el jurado tuviese la última palabra en caso de empate (situación que surgió), y que por lo tanto el voto de tres personas, bastante perdidas en sus razonamientos, contase más que el de miles de personas que se han gastado un dinero en votar a su apuesta favorita. ¿Por qué este cambio de mentalidad respecto a otras ediciones?

No obstante, he de romper una baza a favor de nuestro representante, Manel Navarro. Entiendo la indignación sobre lo sucedido anoche y las repercusiones que esto ha trascendido, pero los cantantes no tienen la culpa, no culpemos a los concursantes de las votaciones de un jurado, de los insultos de un público, ni de la gestión de una cadena, porque los artistas no son los culpables de esta situación. Tampoco el vencedor de la noche se puede salir invicto, ya que tuvo un gesto bastante desagradable con el público, un corte de mangas, lo cual creo que cometió un grave error, ya que al fin y al cabo de alguna manera también le han votado y gastado su dinero en el.

Sin duda alguna, toda esta polémica va a seguir acechando nuestras pantallas con nuevas protestas, noticias y memes sobre la gala de anoche.

 

Send this to friend