Home / Spanish / Grecia / Grecia, una gala marcada por el desaliento

Grecia, una gala marcada por el desaliento

Anoche tuvo lugar la gala en la que se decidió la canción que representará a Grecia en Eurovision 2017. En la gala se presentaron las tres canciones que Demy, la cantante escogida de manera interna había seleccionado para probar suerte en Kiev.

Yo siendo sincero y contundente, he de expresar que me fui desilusionado y no del todo ubicado a dormir, y no creo que sea por que la canción escogida sea mala, porque no lo es, sino quizás porque personalmente esperaba mucho de esta artista, y me he llevado un chasco por tener unas expectativas que nadie me ha vendido.

No creo que sea el único al que anoche Grecia le jugó una mala pasada, y que probablemente, una vez reposado, se haya dado cuenta de que “This Is Love” no es un mal tema, o quizás no es lo que esperábamos, pero no es tan mala propuesta como la sensación con la que anoche visité a mi almohada desalentado.

No obstante, he de decir que la calidad de la gala producida por la ERT me pareció nefasta y bochornosa, y para nada a la altura de una gala de elección de candidatura.

El primer motivo que me lleva a esta idea es que la gala ya comenzó mal, dado que se pasaron una hora hablando y mostrando mensajes de apoyo a la artista, cuando eso podrían haberlo hecho mediante el periodo de votación, tras la presentación de los temas.

Quizás mi mayor sorpresa fue toparme con la realidad, y ver que los temas eran presentados mediante un vídeo tras otro, de manera ininterrumpida y pre-grabada. No me podría imaginar que la artista no fuera a cantar ni una sola nota, y mucho menos que se fuesen a presentar como tres simples videoclips en una pantalla. Este hecho me pareció algo tan frío e indignante, que me hizo pensar que la artista no merecía esta oportunidad, pero realmente la culpa no la tiene la artista, sino la cadena, que no la obliga a interpretar sus propuestas en directo, pareciendo así un programa de tertulias.

Sin embargo, mi inquietud no fue hasta ahí, sino que lo que más rabia me dió, fue que invitados como los SunStroke Project (representantes de Moldavia en Eurovisión 2017)  interpretaran su tema, siendo los invitados a este evento, y la propia representante de Grecia, país que escogía canción, no cantó ni una canción siquiera.

Deseo lo mejor del mundo a Demy en Kiev, pero no puedo tachar esta gala de ejemplo para los eurofans, que seguro que muchos han sentido lo mismo que yo, tanto a nivel griego, como español, y como del resto de partes que pudieron ver la gala anoche.

Send this to friend