Home / Spanish / Albania / EuroJunior nos enseña una lección de compañerismo y fraternidad

EuroJunior nos enseña una lección de compañerismo y fraternidad

Este año EuroJunior ha venido cargado de sorpresas e ilusiones, desde el inesperado triunfo de Georgia, hasta unas lecciones de compañerismo y fraternidad otorgadas por los participantes del concurso.

Uno de los temas más comentados desde el inicio de la gala, han sido las postales de presentación de los diecisiete países en competición, ya que la banda sonora de sus presentaciones estaba cantada por sus propias voces respectivamente.

Además, se ha jugado mucho con dos espacios, actualmente algo dudosos: el escenario donde los cantantes realizaban sus actuaciones; y una especie de pasarela donde los presentantes introducían las susodichas.

Sin más dilación comencemos a comentar todas y cada una de las actuaciones en competición:

  1. Ireland: Zena Donelly – ‘Bríce Ar Bhríce’ 

La encargada de abrir la gala fue la representante irlandesa, interpretando una balada-pop que nos transmitía la sensación de estar flotando sobre las nubes y estar viviendo un sueño, Eurovision Junior.

Creo que si Irlanda no consiguió la victoria el año pasado con Aimee Banks, lo tenía bastante complicado en la presente edición. No obstante, creo que la artista supo defender su propuesta de la mejor manera posible, con encanto e ilusión.

No quiero olvidarme de comentar el vestuario de la artista, pero es que realmente no entiendo qué significado tiene llevar ese vestido… tan… extravagante

 

  1. Armenia: Anahit & Mary – ‘Tarber’

Las representantes armenias aportaron todo su potencial y energía sobre el escenario, y nos conquistaron con sus vozarrones.

El diseño escenográfico es colorido y aporta destreza, la misma que sus vestuarios con esos estampados geométricos y llamativos.

La sorpresa vino servida en el momento de auge de la canción, cuando un estallido de luz eclipsó el escenario impidiendo ver a las artistas, y apenas cinco segundos más tarde, aparecieron vestidas de blanco junto a su cuerpo de baile. ¡Todo un truco de magia! Esta idea no la pudimos ver reflejada en los ensayos, por lo cual podíamos decir que Armenia se guardaba una vez más un as bajo la manga. Recordemos los hologramas y rayos rojos de Iveta Mukuchyan sobre el escenario de Eurovisión 2016.

También quiero decir que es un acto de superación el que han realizado estas muchachas, ya que en los ensayos presentaban picores de garganta y un bajo estado vocal.

 

  1. Albania: Klesta – ‘Besoj’

Desde mi punto de vista he de decir que la entrada albanesa es una de las mejores propuestas que he visualizado anoche, y que me parece una injusticia el resultado que obtuvo en las votaciones.

Me conmovió mucho el momento en el que se le saltaba la lágrima y evitaba emocionarse para continuar con la canción. En todo momento Klesta se mantuvo tranquila y angelical, como si de un ángel caído del cielo se tratase.

A pesar de ser una de las artistas más pequeñas del certamen este año, sin duda alguna era una de las voces más trabajadas y potentes.

 

  1. Rusia: Water Of Life Project – ‘Water Of Life’

La entrada rusa se presentaba como una entrada pacífica con ritmos celtas. No obstante, creo que la delegación rusa hizo poco favor a su representante añadiendo a las otras tres voces. Desde entonces, no puedo ver a la vocalista todo lo contenta que se mostraba al inicio de esta aventura.

En cuanto a la canción he de decir que es una balada muy bonita con sonidos suaves y comerciales, pero la escenografía era demasiado mecanizada y, de alguna manera, no mostraba toda la pureza que intentaba transmitir.

 

  1. Malta: Christina Magrin – ‘Parachute’

Llegó el turno para el país anfitrión y el que se llevó uno de los mayores aplausos de la noche, como era de esperar. El escenario se le presentaba algo vacío en cuanto al ritmo de la canción, y por eso creo que quedaría mejor con el cuerpo de baile que visualizamos en el primer ensayo.

Respecto a la canción, creo que es una apuesta comercial y bailable, pero que no hace justicia a la voz y al estilo de Christina Magrin.

En cuanto al vestuario he de decir que me encanta y que conservaba toda la esencia Junior que cada vez carece más en el certamen, debido a los avances tecnológicos y productivos.

 

  1. Bulgaria: Lidiya Ganeva – ‘Magical Day’

Una de las propuestas más sinceras y con la ‘esencia junior’ de la que hablaba anteriormente es la propuesta búlgara. Bulgaria nunca nos defrauda en Eurovisión Junior, y un año más ha llevado una propuesta digna de admiración y reconocimiento.

Lidiya nos dio un pequeño susto al inicio de la canción, ya que mostró un gesto de picor o falta de aire para llegar a la nota requerida, pero supo solucionar este error con rapidez y disimulo, y continúo con una actuación llena de alegría caracterizada por una explosión de color en los fondos LED.

Creo que hay que saber apreciar actuaciones como la de Lidiya, que pase lo que les pase siempre conservan una sonrisa en el rostro.

 

  1. Macedonia: Martija Stanojkovic – ‘Love Will Lead Our Way’

Creo que la decepción de la noche vino dada en cuanto al resultado cosechado por Macedonia. Una de las favoritas entre los eurofans que temían una mala puesta en escena, pero que finalmente resultó agradar a los seguidores del certamen. Aún hoy nos iremos a la cama sin entender por qué Macedonia no alcanzó el apreciado top 10 o incluso un puesto más elevado.

La escenografía de macedonia se presentaba llena de positivismo como si de una diva estadounidense se tratara. Creo que ha sido una de las mejores entradas de la república de Macedonia en el certamen y, posiblemente, la propuesta más internacional de esta edición.

El cuerpo de baile estaba muy trabajado y los vestuarios eran asombrosos. Desde aquí he de pedir un aplauso a la delegación de macedonia y avisarles de que van por el buen camino.

 

  1. Polonia: Olivia Wieczorek – ‘Nie Zapomnij’

Una de las apuestas que sonaban con mayor fuerza en esta edición era la ofrecida por Polonia. Finalmente esta luz se apagó y desembocó en una undécima posición.

Protagonizada por una preciosa balada y una potente voz, Olivia se situó sobre el escenario como una auténtica princesa, e irradió emotividad y esperanza al retorno polaco en el certamen.

Finalmente no consiguió el resultado esperado y pudo deberse al exceso de seriedad de la cantante, pero deben de estar orgullosos de su desempeño y trabajo.

 

  1. Bielorrusia: Alexander Minyonok – ‘Musyka moih pobed’

Una de las canciones que más puntos se llevó anoche fue la bielorrusa. Alexander desempeño la misma escenografía que vimos en su final nacional. Una coreografía energética, en la que los coristas hacen figuras humanas, ruedan sobre los ‘Hoveboards’ y elevan al cantante por los aires. Los fondos LED eran coloridos y divertidos.

 

  1. Ucrania: Sofia Rol – ‘Planet Craves For Love’

Una de las escenografías más trabajadas de la noche era la diseñada por la delegación ucraniana. En ella pudimos ver a Sofia Rol dentro de una estructura gigante con forma de paraguas, mientras que dos actores con la cara pintada interpretaban el mensaje de la canción.

Yo presentía que iba a lograr una baja posición, debido a que parecía no llegar al resto de los espectadores, más a mí me conquistó por completo, y me reitero en lo dicho, para mí puede más un trabajo bien hecho que una buena posición sin un esfuerzo de por medio.

 

  1. Italia: Fiamma Boccia – ‘Cara Mamma’

La tercera clasificada de la competición, nos regaló el acto más fraternal de la noche, ‘Cara Mamma’ , una emotiva balada en la que Fiamma canta un mensaje de sinceridad y cariño hacia su madre.

Además, es de destacar que ha sido la única artista que vestía una ropa cómoda y habitual, sin grandes telas ni caracterizaciones.

Desde mi punto de vista, era una merecida ganadora, y se demostró en el momento de las votaciones donde alcanzó la tercera posición. Además Fiamma se ha ganado el cariño y la emoción de muchos de los seguidores del certamen, que mostrábamos el interés y admiración por su entrada.

 

  1. Serbia: Dunja Jelicic – ‘U La La La’

Serbia fue, por así decirlo, la impulsora de las nuevas tecnologías y del ‘HaveBoard’. La única pega que le pongo es el abuso de este aparato electrónico. No obstante, creo que la escenografía era atractiva, brillante y comercial. El vestuario de Dunja reflejaba la fuerza de la canción y su cansada escenografía la superación del mensaje. No creo que Serbia mereciera quedar en la última posición…

 

  1. Israel: Shir & Tim – ‘Follow My Heart’

Otro de los países que ocupó los puestos del ‘bottom’ fue Israel, que se lleva un resultado similar al de sus anteriores participaciones. Creo que la propuesta estaba muy forzada, ya que no se aparentaba un espíritu de complicidad entre los cantantes, que a pesar de las diferencias, estuvieron más compenetrados en la final del certamen que en los ensayos.

No obstante, se le da mayor protagonismo el muchacho que a la chica, y además, se le nota algo competitivo. A pesar de todo, ambos mantuvieron una sonrisa durante los tres minutos de actuación.

(Vamos a dejar pasar el cámara corriendo que salió tras el plano giratorio…)

 

  1. Australia: Alexa Curtis – ‘We Are’

Muchos conocéis mi opinión sobre la participación de Australia en Eurovisión, pero a pesar de todo he de admitir que la actuación de Alexa fue un regalo caído del cielo. Todas las intervenciones del país han aportado calidad a la competición, pese a no ser un país europeo… También he de pensar que si a mí me dieran una oportunidad similar, posiblemente también la aceptaría.

Quizás nos hallemos ante la candidatura australiana más sencilla y natural hasta el momento, sin afanes de superioridad y con la humildad por delante de todo. Además la actitud de la cantante era digna de un show de estas características y supo comportarse como toda una estrella.

 

  1. Holanda: Kisses – ‘Kisses & Dancing’’

Una de las propuestas más dinámicas y divertidas de la noche, sin duda alguna, fue la intervención neerlandesa. El grupo ‘Kisses’ se mostró feliz e irradiante en todo momento, y esta felicidad se transmitió a través de nuestras pantallas. Las chicas desde el primer minuto afirmaron no venir a competir, sino a divertirse, y así lo cumplieron.

Los estilismos de las holandesas también han sido el foco de atención durante su actuación, a pesar de que en ninguno de que ensayos han ido exactamente igual vestidas, o se han intercambiado los vestidos…

Creo que la gran cantidad de puntos que han recibido durante la primera tanda de votaciones eran más que merecidos, y que durante la votación de los niños, quizás se quedaron escasos…

 

  1. Chipre: George Michaelides – ‘Dance Floor’

Chipre nos ofreció todo un show. Creo que aunque la canción sea un mareo y su voz no sea muy destacada respecto a la de sus contrincantes, George consiguió elaborar la mejor escenografía a la que podía optar. Una coreografía cargada de potencia y dinamismo. No obstante, no consiguió cosechar un gran resultado, pero se puede ir con la cabeza bien alta y orgullosa del rendimiento ejercido.

 

  1. Georgia: Mariam Mamadashvili – ‘Mzeo’

Sin duda alguna, la noticia menos evidente o más inesperada de la noche fue la victoria de Mariam por Georgia. La artista interpretaba de manera minuciosa una balada propia de un adulto, envuelta por un hermoso vestido que podría ponerla en la imagen de una ‘Chica Disney’. Quizás, su victoria era una de las menos esperadas debido a la evolución y calidad de producción propia de un adulto.

Indiscutiblemente Mariam se ha convertido en la decimocuarta ganadora del certamen infantil, y posiblemente en una de las más polémicas y merecidas hasta el momento.

 

Para completar el análisis del festival, he de decir que me parecen vergonzosos los abucheos a la representante Georgiana tras recibir los votos de ciertos países, simplemente por ser una victoria inesperada. Hay que recordar que estamos en un festival en el que todo puede acontecer, y que son simplemente niños cumpliendo su sueño, y no han hecho nada malo para merecer ningún abucheo.

Durante la gala también pudimos ver actuaciones como la de Poli Genova (Representante de Bulgaria en el Festival e Eurovisión 2011 y 2016); Jedward (Jurado y representantes de Irlanda en Eurovisión 2011 y 2012) y Destiny (Ganadora de EuroJunior en la pasada edición)

Me gustaría terminar este artículo, reconociendo el momento más precioso de esta edición, cuando todos los artistas, pese a no haber ganado, cantan y tararean la canción de Mariam, tras ver como esta se emocionaba y no era capaz de cantar. Sin duda alguna los niños nos han demostrado una actitud de compañerismo, empatía y comprensión.

Send this to friend